La tiroides es una glándula en forma de mariposa, ubicada en la base del cuello, la cual es responsable de la producción de hormonas vitales que regulan varias funciones corporales. Las hormonas tiroideas son esenciales para el metabolismo de uno mismo, así como para el crecimiento integral y desarrollo. Una tiroides hiperactiva causa lo que medicamente se conoce como hipertiroidismo, mientras que una tiroides hipoactiva conduce a un hipotiroidismo. Ambas condiciones pueden tener un serio impacto en la salud habitual y bienestar de una persona, por lo tanto se convierte en una causa de preocupación. Para detectar una disfunción de la glándula tiroidea, uno debe de estar alerta con algunos síntomas que ésto puede ocasionar. Aquí están diez signos que pueden ser indicativos de problemas tiroideos y que, si son observados, necesitan ser evaluados más a fondo por su doctor.

1. Cambios en el peso corporal

Ya que la tasa metabólica del cuerpo está íntimamente relacionada con la acción de la tiroides, un cambio inexplicado en el peso corporal, puede significar un problema de tiroides. La ganancia de peso sin cambio en el apetito, régimen de ejercicio y niveles de estrés, es sintomático de la producción reducida de hormona tiroidea. Por otro lado, la pérdida de peso sin razón aparente puede ser provocada por un exceso de producción de hormonas tiroideas. La condición anterior, hipotiroidismo, es mucho más observada, especialmente en las mujeres. En cualquier caso, si hay un cambio inesperado en el peso corporal de un individuo, el o ella debería de examinar sus niveles de hormonas tiroideas.

shutterstock_75331909