La propia mención de un ataque en la vesícula biliar puede ser por completo aterrador. La vesícula biliar es un saco en forma de pera localizado debajo del hígado, que funciona como almacenaje de bilis (un líquido que ayuda a la digestión de comidas grasosas). Si uno de los conductos o tubos biliares, que transportan bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar y además hasta el tracto digestivo, se bloquean o se infectan, un individuo experimentará una inflamación dolorosa y puede necesitar atención médica. La inflamación de la vesícula biliar (colecistitis) puede ocurrir en ausencia de cálculos biliares.

La presencia de depósitos duros, conocidos como cálculos biliares, se pueden formar en la vesícula biliar o en el conducto cístico (el tubo biliar que se extiende hacia el intestino delgado) y puede causar dolor durante un ataque de la vesícula biliar. Los cálculos biliares pueden estar compuestos de variantes mixtas de colesterol, bilirrubina y calcio. Mientras que la mayoría de individuos con cálculos biliares no experimentan síntomas, los cálculos pueden causar inflamación o bloqueo del conducto cístico. La bilis también puede quedarse obstruida en la vesícula biliar, como en los conductos, resultando en los mismos síntomas listados anteriormente.

Un ataque de la vesícula biliar puede ocurrir de repente y sin ningún aviso. El dolor del ataque es frecuentemente severo y en algunos casos requiere de hospitalización inmediata. Tener paciencia y ser capaz de reconocer los síntomas es un paso importante en el manejo de un ataque de la vesícula biliar.

1. Dolor abdominal

Un signo típico de peligro asociado con un ataque de la vesícula biliar es dolor abdominal severo, también conocido como cólico biliar. Un dolor intensificante en la porción superior de la región del abdomen, debajo del esternón, es una indicación de un ataque de la vesícula biliar. El dolor puede durar entre una y cinco horas, y permanece constante a pesar de orinar o eliminar gases. El dolor es desencadenado comúnmente por la ingesta de alimentos grasosos y puede ocurrir en cualquier lapso de tiempo, incluso mientras se duerme. Los episodios de cólico biliar son bastante infrecuentes; después de un doloroso ataque, pueden pasar algunos meses antes que vuelva a ocurrir.

Optimized-shutterstock_165695048